Videoblog: José Manuel Zúñiga explica la situación actual del PMUS de Logroño

Publicado en Blog, Cambia Logroño, Equo | Deja un comentario

Manolo “El pastelero” mi padre

Cuando llegan estas fechas, todavía recuerdo más a mi padre y ya hace 16 años que falleció. No lo recuerdo por las fiestas en sí, no por echarlo en falta en la mesa, lo recuerdo por el inmenso trabajo que para él suponían estas fechas.

Sí, mi padre era pastelero, pastelero artesano y se llamaba Manolo. Ese oficio hacía que desde finales de octubre, entre la celebración de Todos los Santos, la preparación de turrones y los Roscones de Reyes prácticamente no lo viera hasta que terminaban las festividades, así que nunca han sido unas fiestas que me entusiasmasen.

Sobre todo recuerdo con cariño aquellas navidades, cuando yo era pequeño, que celebrábamos toda la familia en casa de la abuela, en el Colegio de Médicos de Pamplona, donde vivía mi abuela Nati y sus hermanas, Maritxu y Domi. Eran huérfanas y viuda de médico y supongo que por ello eran las encargadas de atender a las personas que necesitaban un certificado médico, para que luego el galeno correspondiente lo rellenase. También se encargaban de mantener en condiciones las oficinas, despachos y la biblioteca del Colegio de Médicos y para nosotros, los nietos y nietas, aquella casa era todo un mundo, con sus inmensos pasillos, que iban desde la calle Zapatería hasta la calle Nueva, con sus miradores, con una cocina cuyas dimensiones serían como todo el piso en el que ahora habito. Hasta con sus habitaciones misteriosas donde los pequeños hacíamos incursiones para rebuscar entre los baúles y descubrir sables y ropas de algunos antepasados cuyos nombres sigo desconociendo.

Pero a lo que iba, que me desvío mucho del tema, quería hablaros del día de Reyes, cuando se come el Roscón y, como suele pasar en la vida, solamente uno de muchos, es el afortunado o afortunada a la que le toca la sorpresa. El resto se queda sin nada, y a uno encima le toca pagar el rosco.

El Roscón de Reyes que comíamos en casa de mi abuela y que con tanto esmero había preparado mi padre era un Roncón especial: no tenía “Haba”. El único que pagaba el Roscón era mi padre. Pero además de no tener “Haba”, tenía sorpresa para todos los que comíamos el Roscón, bueno, especialmente para los pequeños; a cada uno de nosotros, a cada uno de los nietos y nietas, nos tocaba una sorpresa y éramos felices con aquellas pequeñas figuritas, mejores y más conseguidas que las de ahora, por cierto. Los recortes han afectado a todo, ¡hasta a las figuritas del Roscón!

A veces pienso que si en el mundo hubiese más Manolos dirigiendo los Estados, personas que pudiendo hacerlo, como mi padre podía hacerlo con el Roscón de Reyes, hiciesen que todas las personas pudiesen tener su “sorpresa” (trabajo, vivienda, energía, alimentos, educación y sanidad) este mundo sería mucho mejor.

Publicado en Blog | Deja un comentario

Constitución del 78

Soy una, de la minoría de personas de pudo votar la Constitución del 78, si, tenía 25 años recién cumplidos, me había casado en junio de ese mismo año y los tristes sucesos de los sanfermines del 78, me pillaron de viaje de novios en Venezuela. Si, en Venezuela, pero no la de Chaves, ni la de Maduro, era la Venezuela de Carlos Andrés Pérez, en su primer mandato, la Venezuela del “Bipartidismo” y la Venezuela de la miseria para muchos y la “Gran riqueza” para unos pocos.

La Venezuela de los “ranchitos”, chabolas en todas las faldas de los montes que rodean Caracas, donde a los dirigentes internacionales se les hacía aterrizar de noche, para que no se viese la miseria, pero si las luces, que daban una imagen entrañable y menos dura que la realidad. La Venezuela de la “inseguridad” donde, por recomendación de mi familia, no debía circular andando libremente por las calles, solamente en “carro” y donde solamente fui robado por la “Policía” con una pequeña “Mordida” para no acabar en la cárcel, por haber sobrepasado levemente la raya de un semáforo. ¡Más vale que estaba avisado! Y solamente me robó unos pocos “Bolivares” de los de a 25 ptas. La Venezuela donde se me ocurrió pedir a un grupo que estaba tocando la guitarra y cantando canciones típicas, si podían tocar “La Muralla” y tuvieron que salir en mi defensa, venezolanos armados, que me acompañaban, ya que me querían “rajar”. En fin, eso también era Venezuela.

Las noticias que en esos días de los sucesos de “San Fermín” nos llegaban a Venezuela, no eran nada tranquilizadoras, se hablaba de estallido de guerra civil. La verdad es que se llevaba unos años bastante ajetreados en Pamplona y en otras partes del Estado desde la muerte de Franco. Los sucesos de Vitoria, Montejurra y sobre todo desde mayo del 77, con la Semana pro amnistía, la verdad es que de tranquilidad, nada de nada. Mi familia, la que vivía en Venezuela, me decía que no regresase a España, hasta esperar acontecimientos, pero el estar lejos te hace ver las cosas como no son, así que volvimos, tal y como estaba previsto.

Celebramos en septiembre los sanfermines que se se habían suspendido en julio y la verdad es que mi recuerdo es de “Los mejores sanfermines de la historia” incluso nos acompañó el buen tiempo.

Pero a lo que iba, en diciembre tocaba ir a votar si se aprobaba el texto constitucional, ¡Que dilema! ¿Como no íbamos a querer dar un paso adelante? pero… ¿Nos lo creemos de verdad después de todo lo que estábamos pasando? Tampoco íbamos a votar en contra, como los reaccionarios y franquistas, que todavía existían, como el mismo Aznar, recuerden sus artículos en  el Periódico La Rioja, llamando a votar “No” a la Constitución. ¿Que hacer? Para mi, no quedaba otro remedio que la abstención y así lo hice.

De todas formas el motivo de escribir hoy, 6 de diciembre de 2016, es que ya es hora de reformar esta Constitución, que no ha sido votada por la mayoría de la ciudadanía que a día de hoy, viven, sienten y padecen, esta España nuestra o suya.

Publicado en Blog | Deja un comentario

Hay veces, en las que hay que tomar partido.

somos_equo_webEstamos a menos de un mes de la celebración de la III Asamblea de EQUO, han pasado 5 años desde nuestros primeros pasos. Cinco años que nos han servido para ir conociéndonos, para ir definiendo el EQUO que queremos y como lo queremos.

Durante estos cinco años, hemos tenido que ir solventando muchas dificultades, económicas, organizativas, electorales y hasta personales. Pero afortunadamente hemos sobrevivido a todo ello y hoy nos encontramos, en vísperas de nuestra Asamblea, con distintas formas de entender el funcionamiento del mismo y con distintas candidaturas para orientar el rumbo en los próximos años.

Personalmente pienso que, a pesar de la relación amistosa que tengo con la mayoría de las personas que inicialmente han hecho pública su candidatura, y sin que tenga que verse esa relación deteriorada por mi decisión, debo optar por alguna de las opciones, no puedo permanecer indiferente y pasivo ante el futuro de EQUO.

Es por eso que, aunque las votaciones sean a personas y no a listas, las personas que integran la opción #EQUOenAcción merecen toda mi confianza de, preservar los valores que me hicieron unirme a EQUO, formar un equipo de trabajo unido, tener un pie en las instituciones pero sin olvidar el trabajo de calle, en definitiva es el EQUO al que me uní en 2011 y el que quiero que siga siendo en los próximos años.

Hoy 5 años después, tras muchas manifestaciones, concentraciones, protestas, pertenencia a múltiples plataformas y a pesar de, aquellas que rechazaban confluencias o ponían palos en las ruedas en el camino de entrar en las instituciones, tenemos más de un centenar de concejales, varios parlamentarios autonómicos, tres diputados nacionales y un europarlamentario, gracias todo ello al trabajo de muchas personas que siempre han creído que ese era nuestro camino.

Como he comentado muchas veces cuando se decía la frase, “Vamos despacio, porque vamos lejos” mi contestación era la siguiente: “Sí, de acuerdo, pero antes de morirme quiero ver algo” afortunadamente voy consiguiendo ver algo.

Gracias a todas las personas que me habéis apoyado en este camino y ahora os pido el apoyo para las personas que forman #EQUOenAcción.

Súmate al Manifiesto de #EQUOenAcción

http://equoenaccion.org

Publicado en Blog, Equo, EQUOenAcción | Deja un comentario

A veces, pero sólo a veces

paellasA veces me pregunto, pero sólo a veces, ¿Que es más importante? ¿Presentar y defender una Moción contra el Cambio Climático, contra el uso del Glifosato, apoyando el proyecto EURONET 50/50 MAX? Todo esto lo he realizado desde mi cargo de Concejal de CambiaLO en el Ayuntamiento de Logroño y alguna cosa más. ¿Repercusión en los medios de Comunicación? Poquita, por no decir ninguna.

Ahora estamos en Fiestas, Fiestas de La Vendimia Riojana, como me gusta denominarlas. Lo de San Mateo…., pues si, pero antes eran de Acción de gracias por las cosechas, por los frutos recibidos y esas gracias se daban a…. “El Sol” “La Tierra” “El Agua”…. hasta que aparecieron las religiones y entonces se daban las gracias a… según donde te tocase nacer y la época a: “Zeus” “Júpiter” “Juno” “Hera” “Ceres” ”Yahveh” “Amon” “Ra” “Vishnu” “Dios” “Ala”…. bueno, que había dicho que no me iba a meter en temas religiosos, pero ahí está, lo mismo que la Puerta de Alcalá.

A lo que iba, que me desvío del tema. Hoy me ha tocado hacer de jurado en un concurso de Paellas. La verdad que me lo he pasado bien, buen ambiente, muchos grupos de personas con ganas de pasárselo bien y disfrutar de un rato entre amigos, sin importar si ganan el concurso o no, solamente disfrutar de la fiesta.

De lo que estoy seguro es que, hoy, me han conocido muchas más personas, por formar parte del Jurado del Concurso de Paellas, que por haber presentado, no sé que número de mociones, en los Plenos del Ayuntamiento de Logroño. ¿Da pena, no? Bueno, seguiremos presentado Mociones que beneficien a la ciudadanía y si de vez en cuando, tenemos que estar de Jurado en un concurso de lo que sea, también estaremos.

¡Felices Fiestas de La Vendimia!

Publicado en Blog, Cambia Logroño, Equo | Deja un comentario